Ir al contenido principal

En defensa de la parapsicología (experimental)

En 2011 una revista de psicología “normal” publicó un artículo de Daryl Bem titulado “Feeling the future: Experimental evidence for anomalous retroactive influence in cognition and affect” (PDF). El artículo explicaba los resultados de nueve experimentos “orientados a demostrar que las respuestas individuales cognitivas y afectivas pueden ser influídas por estímulos seleccionados al azar que no tienen lugar antes de que las respuestas del individuo puedan ser realizadas y registradas”.

Aparentemente, el trabajo mostraría una “anomalía” en nuestra visión científica corriente de la naturaleza. Para Bem y sus seguidores representaría una evidencia nada menos que de la precognición, un tipo de “fenómeno” en el que las personas “tienen acceso a información no local, es decir, información que habitualmente no estaría disponible a través de los procesos físicos conocidos”. Es más, Bem ha publicado recientemente las conclusiones de un metaanálisis basado en 90 experimentos sobre “anticipación anómala” que ratificarían los resultados previos.

Estos trabajos han suscitado algún interés en la comunidad científica, y entusiasmo entre los estudiosos de las “anomalías” o los periodistas del misterio. De hecho, si hacemos una búsqueda en twitter, el nombre de "Daryl Bem" aparece vinculado con una de las últimas emisiones del programa radiofónico dirigido por Iker Jiménez “Tercer milenio”.

Hay al menos cuatro grandes clases de problemas con el trabajo de Bem.

1) Los metaanálisis no permiten establecer conclusiones firmes si el estudio original padece defectos experimentales no detectados. En este sentido, no importa que el metaanálisis esté basado en 90 o 90.000 estudios.

2) Existen réplicas publicadas del experimento con resultados negativos.

3) El supuesto efecto registrado por los experimentos es estadísticamente muy pequeño, como reconoce Bem. Tanto los estudios previos sobre “presentimiento” como los actuales de Bem sobre precognición producen un efecto que suele clasificarse como “pequeño “ (d ≈ 0.2).

4) No existe ninguna explicación teórica plausible para estos resultados anómalos y el mismo Bem admite que esta es la crítica “más razonable”. Las “explicaciones” basadas en efectos cuánticos tienen todavía un status virtual de ciencia-ficción, en la medida en que no es posible explicar los mecanismos causales concretos del fenómeno.

Sea cual sea la verdad sobre el trabajo de Bem, y sobre la parapsicología, enfocar el problema como una batalla entre “escépticos” y “creyentes”, es poco fructífero y quizás desfasado, como explica Stuart Richtie. Sobran persecuciones y acosos académicos. Si los fenómenos PSI existen realmente, y la ciencia empírica es capaz de explicarlos (cosa en la que por cierto no creen la mayoría de los psicólogos experimentales), habríamos descubierto un hecho de la naturaleza muy interesante. De hecho, bastante asombroso. Pero si no existen, y los supuestos efectos PSI son el producto de defectos experimentales y teóricos sistemáticos, o de fraudes, entonces podemos entender la parapsicología como una especie de “grupo de control” para la ciencia en general y, por tanto, como una oportunidad para detectar errores que afectan a la investigación normal.

Entradas populares de este blog

El idiota inteligente. Sobre el origen cognitivo de la modernidad

Bruce M. Charlton es un psiquiatra evolucionista británico, editor de Medical hypothesis de 2003 a 2010, una revista inicialmente orientada a la publicación de ideas “poco convencionales”, y no revisadas por pares –al menos antes de que Elsevier obligara a rectificar al consejo editorial.

Las ideas de Charlton tienen, en este sentido, una vocación epistémica “exploratoria”, por usar líbremente una distinción reciente de la psicología social (Sakaluk, 2016).

Clever sillies. Why the high IQ lack common sense (“Idiotas inteligentes. Por qué la gente con alto CI no tiene sentido común) (2009) es quizás su obra maestra. En este pequeño ensayo, Charlton utiliza el criterio del psicólogo Satoshi Kanazawa (“Principio de la sabana”), según el cual la inteligencia alta es una adaptación cognitiva para resolver problemas “evolutivamente novedosos”, en contraste con “la resolución de problemas que eran una parte normal de la vida humana en la era ancestral de cazadores y recolectores”, o dicho ab…

La nueva constitución japonesa y el fin de la "paz perpetua"

Inmanuel Kant publicó en 1795 un ensayo insinuando un nuevo orden jurídico internacional capaz de fundar una “paz perpetua” entre naciones, particularmente mediante un tratado que "aniquila y borra por completo" las causas de toda guerra futura. Al firmarse el Tratado de Renuncia a la Guerra, conocido como Pacto Briand-Kellogg (1928), las ideas de Kant parecieron cobrar una inesperada vida, pero el entusiasmo pacifista es interrumpido drásticamente por el reinicio de las hostilidades internacionales en 1939 –y aún antes en el continente asiático. Tras el desenlace de la guerra mundial, el espíritu dañado de la "paz perpetua" se refugió en la aún vigente Constitución de Japón (日本国憲法), promulgada en 1948.

En su artículo 9 leemos:

Aspirando sinceramente a una paz internacional basada en la justicia y el orden, el pueblo japonés renuncia para siempre a la guerra como derecho soberano de la nación y a la amenaza o al uso de la fuerza como medio de solución en disputas i…

La rebelión antigenealógica europea

Quién sabe si entre las lecturas canónicas de la filosofía figurarán dos a cargo de Peter Sloterdijk. Una es la breve conferencia, Normas para el parque humano (1999). Otra es más reciente: Los hijos terribles de la edad moderna. Sobre el experimento antigenealógico de la modernidad (2015; Siruela).

En esta última obra encontramos algunos “conceptos fundamentales”, para una teoría oscura de la modernidad.

El Hiato 

Si para los antiguos el hombre está en el mundo porque no mereció un sitio mejor, para los modernos representa más bien un honor haber sido arrojados del paraíso, “el acontecimiento más feliz y más grande de la historia humana”, para Schiller, en cuanto preludia un despertar de las fuerzas de la razón. Es posible un nuevo comienzo, un "punto cero" de la humanidad porque la mente es una “tabla rasa” y la herencia una tara remediable.

A partir de la revolución francesa–irónicamente consentida por Dios, para De Maistre– empieza una época caracterizada por el primado d…