Ir al contenido principal

Raza y tabú

El último libro de Nicholas Wade, A troublesome inheritance. Genes, race and behavior, está recibiendo un increíble número de reacciones positivas y negativas en internet. Todo el mundo parece tener algo que decir, incluso algo tajante, e incluso antes de leer el libro.

Según Jerry Coyne, uno de los críticos potencialmente más influyentes en el público objetivo del libro, la principal tesis de Wade consiste en que "las diferencias entre sociedades humanas, incluyendo las diferencias que surgieron en los últimos siglos, se basan en diferencias genéticas producidas por la selección natural. En otras palabras, las diferencias sociales en buena medida reflejan su evolución diferencial".

Aunque no he leído el libro todavía, debido a la poca prisa que se está dando Amazon UK, me extraña que Wade sostenga que todas o incluso la mayoría de las diferencias culturales y conductuales humanas se deban a la evolución y a la selección natural, como presupone Coyne (según gente que sí ha leído el libro esto es patentemente falso). Pero -si esto es así- en todo caso no importan las salvedades. La mera sugerencia de que los genes y la evolución influyen significativamente en las diferencias de conducta humana, y que esa influencia merece ser explorada en serio, viola el tabú científico de no intentar explicar las diferencias culturales en términos biológicos. Son los mismos reproches con los que se recibió a la sociobiología en los años setenta del siglo pasado.

Otra crítica representativa acusa a Wade y los "racistas académicos" de padecer un "problema K=N":

Cada vez que observes diferencias en el promedio de los resultados de dos grupos diferentes, puedes dar por supuesto que existe una base genética que explica la diferencia. También puedes contar "historietas" (just-so stories) para sostener cada nuevo suspuesto.

(...) Para cada nuevo supuesto se añade un parámetro al modelo. Estás saturando los datos y construyendo una teoría que no puede explicar ni predecir nada. Otro modo de decirlo es que tu modelo posee un problema "K=N", el número de parámetros en el modelo es igual al número de observaciones. Este es una forma de un error científico más general conocido como "probar las hipótesis sugeridas por los datos" o "razonamiento post hoc". Es un error que no es único del racismo académico, sino que es común en las disciplinas científicas.

Efectivamente, el error es tan común que las ciencias humanas divorciadas de la biología ("omnis cultura ex cultura") lo practican todo el tiempo. Las ciencias humanas "standard" padecen un "problema K=N" que ni tan siquiera se percibe como problema. En términos de Thomas Kuhn se trata más bien de una especie de supuesto paradigmático:

Cada vez que observes diferencias en el promedio de los resultados de dos grupos diferentes, puedes dar por supuesto que existe una base cultural que explica la diferencia

Las explicaciones sobre diferencias sociales basadas en la cultura son consideradas buenas y correctas por defecto. 

Términos como "racismo académico" o "racismo científico" por supuesto no son descripciones inocentes de teorías, sino etiquetas morales. Ilustran la actitud característica de la escuela de Frankfurt, por si alguien no sabe de donde viene realmente todo esto, según la cual gente como Wade no sólo está equivocada, y practican mala ciencia, "ciencia basura", pseudociencia, o cualquiera de estos adjetivos, sino que además es malévola.

Entradas populares de este blog

El idiota inteligente. Sobre el origen cognitivo de la modernidad

Bruce M. Charlton es un psiquiatra evolucionista británico, editor de Medical hypothesis de 2003 a 2010, una revista inicialmente orientada a la publicación de ideas “poco convencionales”, y no revisadas por pares –al menos antes de que Elsevier obligara a rectificar al consejo editorial.

Las ideas de Charlton tienen, en este sentido, una vocación epistémica “exploratoria”, por usar líbremente una distinción reciente de la psicología social (Sakaluk, 2016).

Clever sillies. Why the high IQ lack common sense (“Idiotas inteligentes. Por qué la gente con alto CI no tiene sentido común) (2009) es quizás su obra maestra. En este pequeño ensayo, Charlton utiliza el criterio del psicólogo Satoshi Kanazawa (“Principio de la sabana”), según el cual la inteligencia alta es una adaptación cognitiva para resolver problemas “evolutivamente novedosos”, en contraste con “la resolución de problemas que eran una parte normal de la vida humana en la era ancestral de cazadores y recolectores”, o dicho ab…

La nueva constitución japonesa y el fin de la "paz perpetua"

Inmanuel Kant publicó en 1795 un ensayo insinuando un nuevo orden jurídico internacional capaz de fundar una “paz perpetua” entre naciones, particularmente mediante un tratado que "aniquila y borra por completo" las causas de toda guerra futura. Al firmarse el Tratado de Renuncia a la Guerra, conocido como Pacto Briand-Kellogg (1928), las ideas de Kant parecieron cobrar una inesperada vida, pero el entusiasmo pacifista es interrumpido drásticamente por el reinicio de las hostilidades internacionales en 1939 –y aún antes en el continente asiático. Tras el desenlace de la guerra mundial, el espíritu dañado de la "paz perpetua" se refugió en la aún vigente Constitución de Japón (日本国憲法), promulgada en 1948.

En su artículo 9 leemos:

Aspirando sinceramente a una paz internacional basada en la justicia y el orden, el pueblo japonés renuncia para siempre a la guerra como derecho soberano de la nación y a la amenaza o al uso de la fuerza como medio de solución en disputas i…

La rebelión antigenealógica europea

Quién sabe si entre las lecturas canónicas de la filosofía figurarán dos a cargo de Peter Sloterdijk. Una es la breve conferencia, Normas para el parque humano (1999). Otra es más reciente: Los hijos terribles de la edad moderna. Sobre el experimento antigenealógico de la modernidad (2015; Siruela).

En esta última obra encontramos algunos “conceptos fundamentales”, para una teoría oscura de la modernidad.

El Hiato 

Si para los antiguos el hombre está en el mundo porque no mereció un sitio mejor, para los modernos representa más bien un honor haber sido arrojados del paraíso, “el acontecimiento más feliz y más grande de la historia humana”, para Schiller, en cuanto preludia un despertar de las fuerzas de la razón. Es posible un nuevo comienzo, un "punto cero" de la humanidad porque la mente es una “tabla rasa” y la herencia una tara remediable.

A partir de la revolución francesa–irónicamente consentida por Dios, para De Maistre– empieza una época caracterizada por el primado d…