Ir al contenido principal

Ideología moderna de la ciencia

La tendencia a desterrar lo maravilloso, la visión mágica del mundo, habría comenzado en el cristianismo europeo, principalmente entre algunas sectas protestantes, si seguimos a Charles Taylor. Sólo progresivamente este programa de desencantamiento fue identificándose con la filosofía secular, con el racionalismo, o con el escepticismo moderno inventado por Diderot, radicalmente distinto al escepticismo antiguo, o al de Montaigne.

Carl Sagan fue uno de los abanderados de esta mentalidad y el autor de una gran frase: “Es mucho mejor comprender el mundo como realmente es, que persistir en una ilusión, por gratificante que sea”.

Seguramente Sagan estaba pensando en hacer frente a las ilusiones religiosas, pero su afirmación naturalista también sirve para dar réplica a las ilusiones de la familia secular.

De que las filosofías seculares se resisten al desencantamiento, a pesar de todo, dan testimonio las obras de los propios activistas de la razón. Richard Dawkins habla de la “magia de la realidad”. Sam Harris propone una “espiritualidad sin religión”. Por no mencionar la infame secuela de la serie Cosmos, ahora presentada por Neil de Grasse Tyson, en donde el místico panteísta Giordano Bruno se vuelve a presentar como mártir de la ciencia en posesión de una verdad maravillosa.


La ascensión de Giordano Bruno

Lo que tienen en común estas nuevas filosofías seculares es la necesidad de imprimir un sentido “mágico” al cosmos y a la ciencia capaz de describirlo. Sistemáticamente, se nos presenta la “realidad” como algo “mágico”, “elevado” y poético. El propio Sagan plasmó esta necesidad al final de su novela Contacto, cuando llamaba a los poetas para describir las maravillas del cosmos.

La otra característica dominante de la ideología moderna de la ciencia, junto con esta imagen maravillosa, aunque secular, del cosmos, es la divulgación científica.

La divulgación científica es un concepto totalmente extraño para la ciencia antigua, medieval e incluso del renacimiento. La idea de que es posible literalmente “vulgarizar” el conocimiento es característicamente moderna. No surge antes de hacerlo la “opinión pública”, la alfabetización masiva y las primeras revistas científicas.

Las instituciones científicas de todos modos continúan basándose, como el resto de los logros occidentales, en una férrea jerarquía, creatividad, inteligencia, disciplina y elevadas dosis de testosterona, pero la idea de una ciencia de élite resulta vergonzosa en la era de la divulgación. Es la razón por la que hoy es ofensivo recordar el carácter aristocrático de la ciencia (o de la filosofía), en cierto modo masculino y, desde luego, europeo. Es la razón por la que se invierten recursos masivos, con escasos resultados, para recortar las “brechas de género”, por la que se impone el relativismo cultural en las ciencias humanas, por la que la ciencia se convierte en “noticia” y por la que aumentan las demandas de invertir más en agitación y propaganda (“entendimiento público” de la ciencia) y en educación igualitaria de masas.

Para los divulgadores, la ciencia ha de ser obligatoriamente divertida, igualitaria, democrática e incluso “sexy”. El cosmos no debe ser oscuro.

Entradas populares de este blog

El idiota inteligente. Sobre el origen cognitivo de la modernidad

Bruce M. Charlton es un psiquiatra evolucionista británico, editor de Medical hypothesis de 2003 a 2010, una revista inicialmente orientada a la publicación de ideas “poco convencionales”, y no revisadas por pares –al menos antes de que Elsevier obligara a rectificar al consejo editorial.

Las ideas de Charlton tienen, en este sentido, una vocación epistémica “exploratoria”, por usar líbremente una distinción reciente de la psicología social (Sakaluk, 2016).

Clever sillies. Why the high IQ lack common sense (“Idiotas inteligentes. Por qué la gente con alto CI no tiene sentido común) (2009) es quizás su obra maestra. En este pequeño ensayo, Charlton utiliza el criterio del psicólogo Satoshi Kanazawa (“Principio de la sabana”), según el cual la inteligencia alta es una adaptación cognitiva para resolver problemas “evolutivamente novedosos”, en contraste con “la resolución de problemas que eran una parte normal de la vida humana en la era ancestral de cazadores y recolectores”, o dicho ab…

La nueva constitución japonesa y el fin de la "paz perpetua"

Inmanuel Kant publicó en 1795 un ensayo insinuando un nuevo orden jurídico internacional capaz de fundar una “paz perpetua” entre naciones, particularmente mediante un tratado que "aniquila y borra por completo" las causas de toda guerra futura. Al firmarse el Tratado de Renuncia a la Guerra, conocido como Pacto Briand-Kellogg (1928), las ideas de Kant parecieron cobrar una inesperada vida, pero el entusiasmo pacifista es interrumpido drásticamente por el reinicio de las hostilidades internacionales en 1939 –y aún antes en el continente asiático. Tras el desenlace de la guerra mundial, el espíritu dañado de la "paz perpetua" se refugió en la aún vigente Constitución de Japón (日本国憲法), promulgada en 1948.

En su artículo 9 leemos:

Aspirando sinceramente a una paz internacional basada en la justicia y el orden, el pueblo japonés renuncia para siempre a la guerra como derecho soberano de la nación y a la amenaza o al uso de la fuerza como medio de solución en disputas i…

La rebelión antigenealógica europea

Quién sabe si entre las lecturas canónicas de la filosofía figurarán dos a cargo de Peter Sloterdijk. Una es la breve conferencia, Normas para el parque humano (1999). Otra es más reciente: Los hijos terribles de la edad moderna. Sobre el experimento antigenealógico de la modernidad (2015; Siruela).

En esta última obra encontramos algunos “conceptos fundamentales”, para una teoría oscura de la modernidad.

El Hiato 

Si para los antiguos el hombre está en el mundo porque no mereció un sitio mejor, para los modernos representa más bien un honor haber sido arrojados del paraíso, “el acontecimiento más feliz y más grande de la historia humana”, para Schiller, en cuanto preludia un despertar de las fuerzas de la razón. Es posible un nuevo comienzo, un "punto cero" de la humanidad porque la mente es una “tabla rasa” y la herencia una tara remediable.

A partir de la revolución francesa–irónicamente consentida por Dios, para De Maistre– empieza una época caracterizada por el primado d…