Tatu Vanhanen (1929-2015)

La muerte reciente de uno de los pocos científicos sociales o políticos que merecen ese título ha pasado desapercibida. Vanhanen fue profesor de ciencia política en la universidad finlandesa de Tampere, y coautor de dos libros junto con Richard Lynn: IQ and the wealth of nations (2002) y IQ and global inequality (2006). Los trabajos de Vanhanen no sólo no han sido traducidos al español, sino que son difíciles de adquirir incluso en la versión original, debido a que son editados por instituciones independientes a precios algo disuasorios, pese a ser "libros de Holanda" de primera fila.

Su último libro editado por el instituto Ulster de Londres es Global inequality as a consequence of human diversity (2014). La hipótesis que defiende Vanhanen representa un terrible tabú para la visión hegemónica sobre la desigualdad humana, que a menudo se focaliza en las causas sociales y culturales de la diversidad. Los economistas y politólogos clásicos en general confían en la teoría de la modernización, según la cual las desigualdades entre países dependen del desarrollo tecnológico, o en la teoría de la dependencia, básicamente una estilización de la teoría leninista sobre el imperialismo, para explicar las desigualdades humanas. Este enfoque centrado en la cultura, la tecnología y las instituciones es el que usan la mayoría de los científicos sociales desde Rostow hasta Acemoglu y Robinson. Para Vanhanen, sin embargo, el capital cognitivo de las poblaciones humanas está detrás de al menos una parte significativa de las desigualdades entre países, lo que le aproxima a lo que llamamos por aquí “pesimismo racional”: nunca será posible erradicar la pobreza y las desigualdades globales.

Otra aportación de interés es su teoría sobre el nacionalismo étnico: Ethnic Conflicts Explained by Ethnic Nepotism (1999). No he leído este libro, pero una reseña bastante interesante está publicada en el blog de HBDChick y en el de Roberto Colom (que también ha discutido la teoría de la riqueza de las naciones de Lynn y Vanhanen).

Comentarios

Entradas populares