Ir al contenido principal

Es la etnicidad, estúpidos

13 División de Montaña SS Handschar

Hubo musulmanes que lucharon con los nazis. La decisión de incorporar gente exótica en las divisiones SS se debió en parte al desgaste de los efectivos nacionales en el curso de la guerra, pero también a creencias erróneas de los jerarcas: “Debido a la falsa percepción que tenía Himmler del Islam como una religión guerrera, puso mucho empeño en la creación de la división Handschar, con musulmanes bosniacos”. El rendimiento bélico de los musulmanes fue paupérrimo: “ninguna de estas unidades tenía moral de lucha digna de tal nombre”, sentencia Carlos Caballero Jurado (Wafen SS. Los soldados malditos del reich, Susaeta).

En realidad, el Islam sí es una religión guerrera, pero los musulmanes están mal equipados para ganar guerras modernas de estilo occidental.

Según el historiador militar Victor Davis Hanson los griegos empezaron el “modo de guerra occidental” hace ya milenios: “Nuestra noción actual de disciplina occidental, marchar coordinadamente, avanzar o retirarse siguiendo órdenes, mantenimiento de la formación, y protección mutua dentro de las filas y los rangos, empezó con la falange griega”. Los ejércitos arabo musulmanes han sido muy ineficaces en esta tradición militar que conduce a la guerra moderna:

Las fuerzas regulares egipcias rindieron pobremente contra los irregulares yemenies en los años 60. Los sirios sólo pudieron imponer su voluntad en Líbano durante mediados de los setenta mediante el empleo masivo de armas. Los iraquíes mostraron su ineptitud contra un ejército iraní desplazado por las revueltas revolucionarias de los años 80, y fue incapaz de ganar una guerra de tres década en contra de los kurdos. El papel jugado por los ejércitos árabes en ambas partes de la guerra de Kuwait de 1990 fue mediocre. Y los árabes no han hecho gran cosa en casi todos sus enfrentamientos militares con Israel. 

Para el historiador de la guerra John Keegan la especialidad de los árabes parece ser más bien la insurgencia y la “guerra política”, lo que T.E. Lawrence llamó “ganar guerras sin batallas”. El coronel estadounidense Norvell B. De Atkine –autor de la cita previa– alerta, sin embargo, sobre el peligro de las simplificaciones y destaca que la cultura “no es sinónima de la raza o la identidad étnica”. Atikne también admite que los árabes poseen una cultura política muy estratificada, que compara con la URSS, e insinúa –con un “optimismo racional” basado en la instrucción militar– que la modernización de los ejércitos podría ser una palanca para la democratización.

Lo cierto es que las sociedades islámicas se resisten a ser democratizadas (Woodley y Bell, 2013) después de diversas tentativas, y la explicación más cuerda probablemente tiene que ver con el carácter segmentario, endogámico y clánico de estas poblaciones, en comparación a las occidentales, más individualistas meritocráticas y exógamas. Se sabe que la islamización es un fuerte predictor de matrimonio entre primos paralelos, y que islamización y arabización van de la mano (Korotayev, 2000). Aunque el Islam no es una “raza”, carece de sentido negar que tiene alguna relación con la etnicidad –entendida en sentido primordialista, a la manera de van der Berghe.

El divorcio entre la nación política y nación étnica en esencia es una ideología occidental. Siguiendo la ley de Vanhanen, Karlin analiza cómo la guerra actual de Siria se está canalizando a través de líneas étnicas, no sólo religiosas, políticas o “culturales”:

Las zonas controladas por FSA/Al-Nusra e ISIS correlacionan muy bien con la composición étnica y religiosa de las áreas geográficas en cuestión. Las zonas costeras alawitas de Tartus y Latakia, correspondientes con las viejas fronteras del estado epónimo, son casi totalmente seguras. Las minorías chiíes y cristianas, tales como asirios y armenios, correlacionan con puntos de apoyo del régimen (...) En contraste, Palmira cayó ante el ISIS este año pese a estar a más de 150 Km. del área controlada por el ISIS más cercana en Kabajeb. Suweida, poblada por Druze y otras minorías, están bajo contral de Assad en el sur, mientras que la vecina Daraa, totalmente árabe suní, es controlada por el FSA. 

El aspecto político que presentan las sociedades del norte de África y el oriente próximo sigue siendo incompatible con la idea de que el conato político –o religioso– ha sustituído al conato étnico, como parecen exigir los ideales universalistas, con su ilimitada confianza en la educación, en la democracia y en la “resolución pacífica” de todos los conflictos humanos. Sólo la fe en el universalismo, en sus distintas variedades, explica que el conflicto con los combatientes de DAESH sea percibido por los europeos cultos, modernos y gráciles como una guerra “contra la civilización” o incluso “contra la Ilustración”, nunca como un choque darwiniano entre intereses genéticos étnicos, aunque –quizás– enmascarados como intereses religiosos.

Comentarios

  1. Es curioso pero nosotros los Españoles tenemos un ejemplo muy explicito de decadencia racial...

    Cuando los moros dominaban España, ellos no eran arabes mayoritariamente si no germanos, como Jose Antonio comento... Y curiosamente cuando empezaron a perder sangre blanca este imperio cada vez sucumbio mas y mas rapido, especialmente cuando empezaron a dominar Mali y NorteAfrica, es cuando mas sangre mestiza y degenerada penetro en el Califato.

    En cambio en el caso Cristiano,estos fueron inteligentes al descubrir “la tumba“ del apostol Santiago, que fue un iman para poblaciones arias que se unieron en la Reconquista purificando y limpiando la peninsula con su sangre, sudor y lagrimas... Los musulmanes solo atraian a cada vez peor sangre por ello su decadencia fue en aumento, hasta ser lo que entendemos hoy por moro mierda, vamos un mulato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dice Jose Antonio en aquel breve artículo, "Germanicos contra bereberes" es que sólo la minoría de invasores musulmanes era árabe, pues la mayoría era "berberisca". Los germanos también eran una minoría en la España cristiana, es decir, en España, que contaba con una mayoría de población de orígen íbero y romano.

      También pido a los comentaristas que eviten emplear expresiones de desprecio racial, aunque sean populares en castellano.

      Eliminar
  2. Europa esta etnicamente dividida en bloques: tribus iberas (catalanes, portugueses, andaluces...), tribus eslavas (rusos, polacos, bulgaros...), tribus germanas (renanos, suecos, holandeses...), tribus celtas (escoceses, galaicos e irlandeses) y tribus balticas (finlandeces, letones, lituanos y estonios)
    Aparte están los latinos, magiares y griegos que hasta donde se, son unidades bastante mas homogénea y los franceses y rumanos con una base autóctona (celta y geta respectivamente), una fuerte influencia latina, y una pizca de germanismo (vía francos y normandos en los primeros, y godos y colonos alemanes de la transilvania en el segundo).
    Resulta interesante ver que en el caso de las tribus eslavas es todo lo contrario al de las tribus iberas: la tribu mas fuerte (los rusos) intentan unificar a las tribus, pero no lo consiguen, mientras que aquí (los portugueses) hacen todo lo posible para estar separados de la unión de las tribus (España). Tambien las distancias entre tribus y el tamaño de sus territorios, hallandoce en el primer caso grandes extensiones de Europa oriental y central en dominio eslavo, mientras que los iberos están apiñados en la península homónima. Para rematar resulta interesante ver las diferencias culturales (via religión) entre tribus, los eslavos según donde se mire pueden ser ortodoxos, católicos o musulmanes (resulta extraño que la reforma protestante no halla calado en ninguna tribu), mientras que los iberos durante mucho tiempo han sido de forma abrumadora catolicos... ambos grupos serian como el reflejo en un espejo del otro.
    Si me permite la sugerencia, seria interesante un análisis del "alma" de los pueblos: orígenes, genética, cultura, personalidad del grupo...
    Sin mas, un saludo y lo felicito por el blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. También hay que tener en cuenta los factores políticos, como la intervención de agentes externos, fundamentales para explicar la separación de España y Portugal. En España propiamente hablando creo que sólo los vascos constituyen una "etnicidad", y hay genetistas que lo discuten, por lo que nuestras divisiones parecen deberse más a factores extragenéticos.

      Eliminar
  3. En tal caso ¿como se explican puntualmente las conquistas árabes de Persia y España?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dado que el Islam es una religión esencialmente belicosa, la combinación entre arabismo e Islam puede ser eficaz en algunos casos, cuando se enfrentan con imperios decadentes o sociedades no estatales. El caso de España es paradigmático. El imperio islámico más exitoso militarmente fue el otomano, que tenía una composición muy particular, y terminó sucumbiendo ante los europeos. En la edad moderna, los árabes no han ganado nunca una guerra contra ejércitos modernos basados en el estado.

      Eliminar
  4. Hola, buenas tardes, acabo de descubrir su blog mediante un comentario aparecido en el diario El País, y le felicito por el mismo. En relación a su post acerca de que los únicos habitantes étnicamente diferenciados son los vascones, que no vascos, disiento. Debido a una investigación que he llevado a cabo este invierno junto al Gobierno de Aragón y la Universidad de Zaragoza sobre ganado bovino autóctono de la ribera del Ebro, indicar que en base a la obra del profesor Fatás, puede indicarse que la población original de Aragón en la provincia de Teruel, ribera derecha del Ebro, ribera de los ríos Queiles, Huecha, Jalón y Jiloca, pertenecía a migraciones de pueblos indoeuropeos, es decir Germánicos. Asimismo, también desde Varea en La Rioja y toda la margen derecha del citado río Ebro en Navarra. Localidades con nombres originales como NERTÓBRIGA, GALLUR, ALAÚN, BERDÚN, NAVARDÚN, y otras lo demuestran. Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios deben ajustarse al tema de la entrada y respetar normas de cortesía.

Entradas populares de este blog

El idiota inteligente. Sobre el origen cognitivo de la modernidad

Bruce M. Charlton es un psiquiatra evolucionista británico, editor de Medical hypothesis de 2003 a 2010, una revista inicialmente orientada a la publicación de ideas “poco convencionales”, y no revisadas por pares –al menos antes de que Elsevier obligara a rectificar al consejo editorial.

Las ideas de Charlton tienen, en este sentido, una vocación epistémica “exploratoria”, por usar líbremente una distinción reciente de la psicología social (Sakaluk, 2016).

Clever sillies. Why the high IQ lack common sense (“Idiotas inteligentes. Por qué la gente con alto CI no tiene sentido común) (2009) es quizás su obra maestra. En este pequeño ensayo, Charlton utiliza el criterio del psicólogo Satoshi Kanazawa (“Principio de la sabana”), según el cual la inteligencia alta es una adaptación cognitiva para resolver problemas “evolutivamente novedosos”, en contraste con “la resolución de problemas que eran una parte normal de la vida humana en la era ancestral de cazadores y recolectores”, o dicho ab…

La nueva constitución japonesa y el fin de la "paz perpetua"

Inmanuel Kant publicó en 1795 un ensayo insinuando un nuevo orden jurídico internacional capaz de fundar una “paz perpetua” entre naciones, particularmente mediante un tratado que "aniquila y borra por completo" las causas de toda guerra futura. Al firmarse el Tratado de Renuncia a la Guerra, conocido como Pacto Briand-Kellogg (1928), las ideas de Kant parecieron cobrar una inesperada vida, pero el entusiasmo pacifista es interrumpido drásticamente por el reinicio de las hostilidades internacionales en 1939 –y aún antes en el continente asiático. Tras el desenlace de la guerra mundial, el espíritu dañado de la "paz perpetua" se refugió en la aún vigente Constitución de Japón (日本国憲法), promulgada en 1948.

En su artículo 9 leemos:

Aspirando sinceramente a una paz internacional basada en la justicia y el orden, el pueblo japonés renuncia para siempre a la guerra como derecho soberano de la nación y a la amenaza o al uso de la fuerza como medio de solución en disputas i…

La rebelión antigenealógica europea

Quién sabe si entre las lecturas canónicas de la filosofía figurarán dos a cargo de Peter Sloterdijk. Una es la breve conferencia, Normas para el parque humano (1999). Otra es más reciente: Los hijos terribles de la edad moderna. Sobre el experimento antigenealógico de la modernidad (2015; Siruela).

En esta última obra encontramos algunos “conceptos fundamentales”, para una teoría oscura de la modernidad.

El Hiato 

Si para los antiguos el hombre está en el mundo porque no mereció un sitio mejor, para los modernos representa más bien un honor haber sido arrojados del paraíso, “el acontecimiento más feliz y más grande de la historia humana”, para Schiller, en cuanto preludia un despertar de las fuerzas de la razón. Es posible un nuevo comienzo, un "punto cero" de la humanidad porque la mente es una “tabla rasa” y la herencia una tara remediable.

A partir de la revolución francesa–irónicamente consentida por Dios, para De Maistre– empieza una época caracterizada por el primado d…