Ir al contenido principal

Los "racistas" son estúpidos. Es ciencia

La actitud más antigua y que reposa sin duda en fundamentos psicológicos sólidos, puesto que tiende a reaparecer en cada uno de nosotros cuando nos encontramos en una situación inesperada, consiste en repudiar pura y simplemente las formas culturales: las morales, religiosas, sociales y estéticas que estén más alejadas de aquellas con las que nos identificamos.  
– Claude Lévi-Strauss

Leyendo este fragmento de la famosa conferencia Raza y cultura, donde se describe el "etnocentrismo" como un universal humano (Brown lo incluye en su lista), se diría que estamos ante un concepto igualmente universal, conocido y descrito desde siempre. Y, sin embargo, el término es muy reciente. "Etnocentrismo" es acuñado por el segundo presidente de la Asociación Americana de Antropología, William Graham Sumner (1840-1910), y tiene desde el inicio fuertes resonancias políticas "anti imperialistas". La idea de “racismo” es todavía más reciente, apenas tiene un siglo, y también está orientada políticamente. El término como tal nace como una traducción del alemán völkische para describir a los partidos nacionalistas alemanes en los años veinte del siglo pasado. Según Frost, la historiadora francesa Marie de Roux lo emplea para poner en contraste “el nacionalismo de su país, basado en los derechos humanos universales, y el nacionalismo radical alemán, que no reconocía la existencia de derechos humanos fuera del Volk creador”. El uso actual del término, que trasciende esta definición de nacionalismo subjetivo, es posterior al desenlace de la segunda guerra mundial, aunque como insinúa Frost la asociación original entre “racismo” y nazis no deja de arrastrarse desde entonces. "Eurocentrismo", de la misma familia, es aún más joven.

Este gráfico basado en Google Books es elocuente:


No todas las diferencias cognitivas entre grupos han nacido iguales

Los liberales y progresistas tienden a ser más listos. Distintos estudios longitudinales muestran que la inteligencia medida en la adolescencia y en la edad adulta incrementa significativamente la probabilidad de abrazar ideologías progresistas y ateas (Kanazawa, 2010). Basándose en la hipótesis de la interacción entre la sabana y el CI Kanazawa predice que los individuos más inteligentes están, en general, más expuestos a adoptar preferencias y valores que son evolutivamente novedosos. Esto abre la puerta a que la gente lista se sienta atraída por ideas estúpidas, pero novedosas.

Por supuesto, no todos los progresistas son brillantes y no todos los conservadores son estúpidos, pero de todos modos aquí hay una conclusión irresistible para la prensa científica y popular: ¡Sorpresa!, los racistas y conservadores tienen un CI bajo; Múltiples estudios lo confirman; El conservadurismo extremo está vinculado con el racismo y una baja inteligencia; ¿Es el racismo simplemente una forma de estupidez?. Sólo el sesgo de “atención asimétrica”, motivado ideológicamente, explica esta publicidad, frente al desproporcionado grado de escepticismo con el que se reciben –si no se niegan, suprimen o silencian– los estudios científicos que mencionan diferencias raciales o sexuales en inteligencia.

Un estudio muy reciente de Dhont y Hodson (2014), en particular, predice mayores “prejuicios” a partir de una inteligencia baja. Para estos investigadores –excuso mencionar que forman parte de un gremio académico donde la gente de izquierdas suma el 90%–, la razón estriba en que las ideologías “de derechas” tienden a minimizar la complejidad del mundo: “Las ideologías derechistas ofrecen puntos de vista de la sociedad bien estructurados, opiniones que preservan las tradiciones y las normas, y por ello son especialmente atractivas para aquellos que se sienten amenazados por los cambios y quieren evitar la incertidumbre y la ambigüedad. Al revés, la gente lista es más capaz de comprender el mundo de forma sofisticada, fluída y relativa”.

Algunas veces se denomina "racismo científico" a la creencia de que "las poblaciones humanas son lo bastante diferentes entre sí según ciertas estimaciones como para apoyar la clasificación biológica por debajo del nivel de especie". Aqui la nómina de estúpidos incluye a Kant, Darwin, Büchner, Dobzhansky, Mayr e incluso los primeros Boas y Lévi-Strauss, por mencionar algunos.

¿Una nueva teología moral?

Existe un fuerte interés en presentar los dogmas morales de la modernidad y el optimismo racional como “razonables” e incluso como científicos. En paralelo, el “etnocentrismo”, el “racismo”, la “xenofobia”, el “sexismo” o para el caso el conservadurismo, son percibidos como patógenos y estúpidos por la moral secular, y se piensa no sólo en la educación, sino en la neurocirugía como remedio.

Son ideas universalistas típicamente europeas, que arraigan en una tradición más profunda, pero más vinculada con la cristiandad occidental que con la oriental.

Compatibilizar fe y razón fue una característica de la cultura europea procedente del medioevo, desde la “fe viva” y razonada de san Anselmo, o antes, hasta la síntesis de la teología natural de Tomás de Aquino –en parte pensada contra los gentiles, es decir, los musulmanes–, según la cual la razón puede conocer el orden moral natural, e incluso algunas notas divinas, aunque reservando la completa revelación a la “ciencia de los bienaventurados”. El cristianismo europeo del este, en este sentido, es otra historia. Esto todavía explica muchas cosas.

Comentarios

  1. Google Books es un arma con un valor incalculable para la batalla de las ideas. Gracias a ella cualquiera puede comprobar que los improperios favoritos de la izquierda posmoderna pertenecen a una lengua de fantasía de invención reciente como las del universo de Tolkien o Star Trek:

    https://goo.gl/v46zl6

    ("Sentido común" para poner las cosas en perspectiva)

    ResponderEliminar
  2. Es curioso pero diria que aquellos de tendencias mas liberales suelen ser personas peor adaptadas evoluctivamente y por ello tratan de neutralizar a las perfectas maquinas de supervivencia que por naturaleza son conservadoras.

    Estos articulos tratan de autoglorificar a individuos debiles que dicen aceptar ser abiertos pero cuando les aplicas su propio argumento un par de pasos mas adelante rapidamente le sale el pequeño fascista de su interior.

    De verdad que ha de existir una relacion biologica con este comportamiento evolutivo por parte de algunos radicales.

    ResponderEliminar
  3. Esto es un no parar:

    BBC News. Health: Sleep training 'may reduce racism and sexism'

    Ignoro si el 'diario global' ha tomado nota.

    ResponderEliminar
  4. jajajaja lobotomia mientras duermes, como tratan de alcanzar el 1984 cueste lo que cueste

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios deben ajustarse al tema de la entrada y respetar normas de cortesía.

Entradas populares de este blog

El idiota inteligente. Sobre el origen cognitivo de la modernidad

Bruce M. Charlton es un psiquiatra evolucionista británico, editor de Medical hypothesis de 2003 a 2010, una revista inicialmente orientada a la publicación de ideas “poco convencionales”, y no revisadas por pares –al menos antes de que Elsevier obligara a rectificar al consejo editorial.

Las ideas de Charlton tienen, en este sentido, una vocación epistémica “exploratoria”, por usar líbremente una distinción reciente de la psicología social (Sakaluk, 2016).

Clever sillies. Why the high IQ lack common sense (“Idiotas inteligentes. Por qué la gente con alto CI no tiene sentido común) (2009) es quizás su obra maestra. En este pequeño ensayo, Charlton utiliza el criterio del psicólogo Satoshi Kanazawa (“Principio de la sabana”), según el cual la inteligencia alta es una adaptación cognitiva para resolver problemas “evolutivamente novedosos”, en contraste con “la resolución de problemas que eran una parte normal de la vida humana en la era ancestral de cazadores y recolectores”, o dicho ab…

La nueva constitución japonesa y el fin de la "paz perpetua"

Inmanuel Kant publicó en 1795 un ensayo insinuando un nuevo orden jurídico internacional capaz de fundar una “paz perpetua” entre naciones, particularmente mediante un tratado que "aniquila y borra por completo" las causas de toda guerra futura. Al firmarse el Tratado de Renuncia a la Guerra, conocido como Pacto Briand-Kellogg (1928), las ideas de Kant parecieron cobrar una inesperada vida, pero el entusiasmo pacifista es interrumpido drásticamente por el reinicio de las hostilidades internacionales en 1939 –y aún antes en el continente asiático. Tras el desenlace de la guerra mundial, el espíritu dañado de la "paz perpetua" se refugió en la aún vigente Constitución de Japón (日本国憲法), promulgada en 1948.

En su artículo 9 leemos:

Aspirando sinceramente a una paz internacional basada en la justicia y el orden, el pueblo japonés renuncia para siempre a la guerra como derecho soberano de la nación y a la amenaza o al uso de la fuerza como medio de solución en disputas i…

La rebelión antigenealógica europea

Quién sabe si entre las lecturas canónicas de la filosofía figurarán dos a cargo de Peter Sloterdijk. Una es la breve conferencia, Normas para el parque humano (1999). Otra es más reciente: Los hijos terribles de la edad moderna. Sobre el experimento antigenealógico de la modernidad (2015; Siruela).

En esta última obra encontramos algunos “conceptos fundamentales”, para una teoría oscura de la modernidad.

El Hiato 

Si para los antiguos el hombre está en el mundo porque no mereció un sitio mejor, para los modernos representa más bien un honor haber sido arrojados del paraíso, “el acontecimiento más feliz y más grande de la historia humana”, para Schiller, en cuanto preludia un despertar de las fuerzas de la razón. Es posible un nuevo comienzo, un "punto cero" de la humanidad porque la mente es una “tabla rasa” y la herencia una tara remediable.

A partir de la revolución francesa–irónicamente consentida por Dios, para De Maistre– empieza una época caracterizada por el primado d…