Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2015

Optimismo personal y pesimismo social

El éxito del “pensamiento positivo” y, en general, de una disposición optimista, no se debe a una conspiración capitalista para mantener a la gente alienada, como sugieren algunos comunistas disfrazados de escépticos. Se debe a que el optimismo no extremo es claramente funcional y saludable.

Según Tali Sharot el 80% de las personas tienen un “sesgo optimista” o “tendencia a sobreestimar los eventos positivos de la vida y subestimar los negativos”. El secreto para la felicidad no es tener bajas expectativas. La gente con altas expectativas en general posee una mejor disposición para mejorar o para interpretar los fracasos en el marco de un relato optimista. Anticipar cosas buenas nos hace más felices y evita la depresión. Sin embargo, es interesante que este “optimismo personal” subsista con un “pesimismo social”, como documenta también Sharot: la gente es optimista sobre sí misma y pesimista sobre sus vecinos y sus países. Es decir, el pesimismo es racional siempre y cuando se apliq…

La gracilización de “la Fuerza”

La introducción de los midiclorianos en la saga de Star wars, en el episodio I (La amenaza fantasma, 1999) ofendió al público al menos en dos sentidos. En primer lugar, introduciendo una especie de determinismo genético y naturalista en un tema percibido por el público como “espiritual”. En segundo, remarcando el elemento aristocrático, no democrático, y exclusivista de los caballeros Jedi:

El problema es que todos los humanos no poseen una concentración similar de “midiclorianos”. Hipotéticamente los niveles varían entre los 2500 midiclorianos por célula en una persona normal, hasta niveles muchos más altos en los “Jedi”, llegando a los 20000 de Anakin Skywalker, cuyo nacimiento virginal se atribuye justamente a estos microorganismos: “No hubo padre, simplemente sucedió”. 
Realmente en toda la saga hay una tensión no resuelta entre el elemento aristocrático jedi y otros rasgos medievalizantes frente a tendencias ideológicamente más liberales y multiculturales.

El episodio VII parece …

Observaciones sobre lo robusto y lo grácil

El hombre es robusto. La mujer es grácil. La tiranía es robusta, la democracia es grácil. La guerra es robusta, la paz es grácil. El cristianismo es grácil, el paganismo es robusto. La derecha es robusta, la izquierda es grácil. Roosevelt es robusto, Wilson es grácil. La heterosexualidad es robusta, la homosexualidad es grácil. Los diez mandamientos son robustos, los derechos humanos son gráciles. El nacionalismo es robusto, el humanismo es grácil. El punk es robusto, Brahms es grácil.

Lo que llaman progresismo se entiende aquí como el amor a las ideas gráciles, el pensamiento de que caminamos hacia una gracilización indefinida que alcanza a toda la especie humana, –quizás también a las especies no humanas–, hasta los confines de las galaxias habitadas. También se puede redefinir la "inducción optimista" como la ansiedad por la gracilización, la idea de que cualquier realización o valor del pasado resulta demasiado robusto de acuerdo con los nuevos cánones gráciles aceptados…

No podemos. Elogio del pesimismo reaccionario

El mayor obstáculo al pensamiento calmado, razonado y basado en evidencias sobre la naturaleza humana es la propia naturaleza humana. No se llega fácilmente al pesimismo. Tienes que esforzarte por alcanzarlo. 
John Derbyshire es un matemático, columnista y escritor británico, naturalizado estadounidense,  autor de varios libros, entre ellos We are doomed. Reclaiming conservative pessimism (Estamos condenados. Reclamando el pesimismo conservador), publicado en 2009. El libro es precisamente lo que su título indica, una crítica del pensamiento optimista religioso y secular, especialmente en el contexto norteamericano anglosajón, abarcando una gran variedad de temas, de la “diversidad” ideológica al feminismo, el neoconservadurismo y el ateísmo militante posterior al 11 de septiembre.

Calvinismo racional

El pensamiento positivo del que Derbyshire pretende desembarazar al conservadurismo tiene una base histórica teológica que arrancaría hacia fines del siglo XVIII cuando el pesimismo de rai…

Cambios en el blog

Los lectores habituales habrán apreciado algunas variaciones recientes en el blog con respecto al formato habitual.

En primer lugar, he cambiado de dirección en Facebook, debido a que no se permite cambiar el nombre de una página cuando ha sobrepasado cierto número de seguidores. Esto obliga a realizar la mudanza, ya que el antiguo blog La revolución naturalista, está inactivo. La nueva ubicación está aquí.

En la barra lateral del blog hay ahora una serie de banners que enlazan a anotaciones de carácter –digamos– estratégico. Estas anotaciones, a las que se irán sumando otras, en principio, pueden revisarse y actualizarse en cualquier momento.

También he habilitado comentarios en el blog. Para publicar comentarios es preciso respetar normas de cortesía elemental, no comentar de forma anónima (salvo algún caso, como que conozca al comentarista), y atenerse al tema de la entrada.