Ir al contenido principal

El ateísmo como monocultura de izquierdas

En sentido estricto “ateísmo” es una posición metafísica (ateísmo como a-teísmo a la manera de Paul Cliteur), no moral, ni política, pero lo cierto es que existe una clara tendencia demográfica que vincula increencia e ideología. La mayoría de los ateos son también izquierdistas.

No todas las "diversidades" han nacido iguales

Los datos más completos corresponden a EE.UU, donde la relación entre “irreligiosidad” e ideología se estudia al menos desde los años 70 (Grupp y Newmann, 1973; Nassi, 1981). Según una encuesta de 2012, sólo el 18% de los ateos votarían por un candidato conservador. Si nos fijamos en los votantes registrados en el censo, el porcentaje de ateos que se identifican con la derecha baja al 13%. Y si analizamos la misma tendencia entre activistas ateos –y no sólo entre la población general–, el porcentaje de los que se identifican con opciones conservadoras se desploma. Según una encuesta reciente de Freedom from Religion Foundation sólo el 1% de sus propios miembros se identifican actualmente como republicanos.

Es notoria la falta de “diversidad ideológica” –para decirlo con los que proponen una “Universidad heterodoxa”– en el movimiento ateo y secular. Los "ateos conservadores" son atípicos, y escasean todavía más en el ámbito asociativo.

El propio ateísmo, entendido en sentido más amplio como secularismo moral, sería uno de los factores que explican la falta de diversidad ideológica en las ciencias en general y en las ciencias humanas en particular. Aunque muchos más científicos –naturales o sociales– se declaran “espirituales” que ateos, de acuerdo con la encuesta internacional de Elaine Ecklund, de todos modos sigue siendo verdad que los científicos son mucho más “seculares” que la población general. Cuando sólo se identifica como "conservador" entre el 6 y el 11% de los profesores, en la práctica tenemos una monocultura progresista.

No había entre ellos ninguna necesidad, porque todos los que poseían campos o casas los vendían, traían el importe de la venta, y lo ponían a los pies de los apóstoles, y se repartía a cada uno según su necesidad. 
– Hechos de los apóstoles 4-34

No sólo escasean los conservadores entre los ateos y "no creyentes", sino que este tema no recibe mucha atención en las ciencias sociales –quizás precisamente porque las ciencias sociales son mayoritariamente de izquierdas. Paralelamente, no suele asumirse que la infrarrepresentación de los conservadores en las asociaciones seculares sea debida a la discriminación. Esto está en vivo contraste con las explicaciones comunes sobre falta de diversidad "de género" en esas mismas comunidades. Por ejemplo, para Marta Trzebaiotowska: "Si un espacio ateo (real o virtual" se define como masculino por el mero hecho de que los hombres están presentes, una cierta versión de la hegemonía masculina, y por extensión de violencia simbólica, es ejercida sobre aquellos que no encajan en el modelo". La explicación de que hay pocos ateos en el "espacio secular" porque este representa una forma de "hegemonía progresista" que ejerce "violencia simbólica" sobre los ateos conservadores es –digamos– poco frecuente.

Ateísmo y seguridad existencial: el rol del Estado

Quizás los ateos son de izquierdas no porque hayan alcanzado la más alta cota de la razón humana –improbable–, sino porque las creencias fundamentales de la izquierda son un sustituto secular de la religión tradicional. Parece, por ejemplo, que creer en el “progreso científico” (Stravova, O. et al., 2015) desempeña una función similar a la superstición reduciendo la incertidumbre y el stress vital de la gente.

Según Gill y Lundsgaarde (2004) la clave, más que en la psicología, está en la economía nacional: la religiosidad de los países varía básicamente en función de cuánto gastan los estados en “bienestar”: “Históricamente eran las iglesias las que han proporcionado bienestar social. A medida que los gobiernos asumen muchas de muchas de estas funciones de bienestar, los individuos con preferencias hacia los bienes espirituales reducirán sus niveles de participación, debido a que sus deseados bienes pueden ser obtenidos desde fuentes seculares”.

La propuesta de Tomas Rees (2009) va en la misma dirección que une religiosidad e incertidumbre.

Simultáneamente, la religión desempeña un papel en el rechazo ideológico del estado del bienestar (Stegmueller, D., 2011), y por tanto en el rechazo de lo que Taylor llama “creencias fundamentales” de la izquierda. Este resultado es normal si entendemos que religión y estado compiten en la provisión de bienestar y seguridad.

Parafraseando a Chesterton y el librepensador libertario Stefan Molyneaux, cuando los ateos dejan de creer en Dios no empiezan simplemente a creer en cualquier cosa, sino en el Estado... o en el libre mercado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El idiota inteligente. Sobre el origen cognitivo de la modernidad

Bruce M. Charlton es un psiquiatra evolucionista británico, editor de Medical hypothesis de 2003 a 2010, una revista inicialmente orientada a la publicación de ideas “poco convencionales”, y no revisadas por pares –al menos antes de que Elsevier obligara a rectificar al consejo editorial.

Las ideas de Charlton tienen, en este sentido, una vocación epistémica “exploratoria”, por usar líbremente una distinción reciente de la psicología social (Sakaluk, 2016).

Clever sillies. Why the high IQ lack common sense (“Idiotas inteligentes. Por qué la gente con alto CI no tiene sentido común) (2009) es quizás su obra maestra. En este pequeño ensayo, Charlton utiliza el criterio del psicólogo Satoshi Kanazawa (“Principio de la sabana”), según el cual la inteligencia alta es una adaptación cognitiva para resolver problemas “evolutivamente novedosos”, en contraste con “la resolución de problemas que eran una parte normal de la vida humana en la era ancestral de cazadores y recolectores”, o dicho ab…

La nueva constitución japonesa y el fin de la "paz perpetua"

Inmanuel Kant publicó en 1795 un ensayo insinuando un nuevo orden jurídico internacional capaz de fundar una “paz perpetua” entre naciones, particularmente mediante un tratado que "aniquila y borra por completo" las causas de toda guerra futura. Al firmarse el Tratado de Renuncia a la Guerra, conocido como Pacto Briand-Kellogg (1928), las ideas de Kant parecieron cobrar una inesperada vida, pero el entusiasmo pacifista es interrumpido drásticamente por el reinicio de las hostilidades internacionales en 1939 –y aún antes en el continente asiático. Tras el desenlace de la guerra mundial, el espíritu dañado de la "paz perpetua" se refugió en la aún vigente Constitución de Japón (日本国憲法), promulgada en 1948.

En su artículo 9 leemos:

Aspirando sinceramente a una paz internacional basada en la justicia y el orden, el pueblo japonés renuncia para siempre a la guerra como derecho soberano de la nación y a la amenaza o al uso de la fuerza como medio de solución en disputas i…

La rebelión antigenealógica europea

Quién sabe si entre las lecturas canónicas de la filosofía figurarán dos a cargo de Peter Sloterdijk. Una es la breve conferencia, Normas para el parque humano (1999). Otra es más reciente: Los hijos terribles de la edad moderna. Sobre el experimento antigenealógico de la modernidad (2015; Siruela).

En esta última obra encontramos algunos “conceptos fundamentales”, para una teoría oscura de la modernidad.

El Hiato 

Si para los antiguos el hombre está en el mundo porque no mereció un sitio mejor, para los modernos representa más bien un honor haber sido arrojados del paraíso, “el acontecimiento más feliz y más grande de la historia humana”, para Schiller, en cuanto preludia un despertar de las fuerzas de la razón. Es posible un nuevo comienzo, un "punto cero" de la humanidad porque la mente es una “tabla rasa” y la herencia una tara remediable.

A partir de la revolución francesa–irónicamente consentida por Dios, para De Maistre– empieza una época caracterizada por el primado d…