Ir al contenido principal

El Efecto Woodley: la caída de la inteligencia genética

El bautizado por Murray y Herrnstein como “efecto Flynn” debería llamarse “efecto Lynn-Flynn”, ya que fue el psicólogo diferencial Richard Lynn el primero en detectar este fenómeno en los años 80. Según este efecto el CI está incrementándose en todo el mundo desde el siglo XX. En apariencia vivimos en un mundo más inteligente.

Antes de tocar las campanas del optimismo histórico, sin embargo, vamos a hacer dos salvedades pesimistas:

– El efecto Lynn-Flynn probablemente se está estancando.
– Necesita completarse con el menos conocido “efecto Woodley”.

Según una encuesta reciente entre 70 expertos en inteligencia (Rindermann, Becker y Coyle, 2017), el Efecto Lynn-Flyn retrocede o se estanca. Las causas, no del todo claras, se atribuyen a "fertilidad asimétrica" (efectos genéticos y de socialización), inmigración, declive de la educación e influencia de los medios”. Estos expertos preven que las regiones mundiales con medias más bajas en capacidad cognitiva (Latinoamérica, África e India) seguirán experimentando una mejora de la inteligencia, pero no ocurrirá lo mismo en la Europa occidental, donde se espera un estancamiento técnico del CI, o en los Estados Unidos, donde se espera que la inteligencia media incluso retroceda (-0.45 CI).

Las mejoras globales en educación, sanidad y alimentación probablemente son responsables de que la mayoría de la gente de hoy sea más inteligente que la de previas generaciones, pero este progreso tiene un techo, especialmente en los países ricos, donde incluso se aprecia un declive.

En 2013 Michael A. Woodley y sus compañeros Jan te Nijenhuis y Reagan Murphy publicaron en la revista Intelligence un trabajo en el que documentaban una caída de 1.16 puntos de CI por década de 1889 a 2004 –en total nada menos que 13.35 puntos menos– , conclusión a la que llegaron comparando los tiempos de reacción medidos en la época victoriana y en la época actual.

Ambos efectos parecen contradictorios, pero James Thompson explica en qué medida no lo son: “el efecto Flynn tiene que ver con añadir fertilizante al suelo, mientras que el efecto Woodley tiene que ver con la calidad genética de las plantas”. La razón por la que parece que somos netamente más inteligentes es que hemos utilizado grandes cantidades de “fertilizante”; el efecto Flynn es más fuerte, añadiendo 3 puntos cada generación al CI, que el efecto Woodley, que sólo resta 1: la inteligencia “ambiental” crece –pero se acerca a un punto de estancamiento–, pero la inteligencia “genética” desciende claramente, sin que sepamos muy bien cuál es la razón.

Comentarios

  1. Tal vez lo que proponía la película Idiocracy: en el mundo occidental, al menos, se reproducen mas los menos previsores, menos inteligentes y con menos recursos. Pero sobrevive su prole por las buenas condiciones de la civilización. Los mas inteligentes o bien, se quedan esperando "el momento perfecto" que nunca llega, o bien se les pasa el arroz, como se suele decir.

    ResponderEliminar
  2. Hoy en España se reproducen pronto, "a tiempo" los menos controladores, los despistados y también como dice Vic, los que tienen menos recursos además de los simples locos por tener niños y una familia.
    Pero miremos atentamente: los que no lo hacen en las décadas fértiles, lo harán más tarde en modo adopción, normalmente con un solo ejemplar. Y los homosexuales ya han empezado a partir la tarta a su modo. Adoptarán cuando la vida se empiece a repetir. La cincuentena sin hijos y sin grandes profesiones apasionadas conduce a muchos al deseo de lo simple.

    Tantos millones de personas y tanto por hacer... creo que se darán todas combinaciones posibles. Habrá Efecto Lynn-Flyn y Woodley dependiendo del área del planeta. ¿No creen?

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. https://www.march.es/conferencias/detalle.aspx?p5=100277&l=1

    Debate sobre la natalidad en Fundación Juan March. Se puede seguir en audio.

    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios deben ajustarse al tema de la entrada y respetar normas de cortesía.

Entradas populares de este blog

El idiota inteligente. Sobre el origen cognitivo de la modernidad

Bruce M. Charlton es un psiquiatra evolucionista británico, editor de Medical hypothesis de 2003 a 2010, una revista inicialmente orientada a la publicación de ideas “poco convencionales”, y no revisadas por pares –al menos antes de que Elsevier obligara a rectificar al consejo editorial.

Las ideas de Charlton tienen, en este sentido, una vocación epistémica “exploratoria”, por usar líbremente una distinción reciente de la psicología social (Sakaluk, 2016).

Clever sillies. Why the high IQ lack common sense (“Idiotas inteligentes. Por qué la gente con alto CI no tiene sentido común) (2009) es quizás su obra maestra. En este pequeño ensayo, Charlton utiliza el criterio del psicólogo Satoshi Kanazawa (“Principio de la sabana”), según el cual la inteligencia alta es una adaptación cognitiva para resolver problemas “evolutivamente novedosos”, en contraste con “la resolución de problemas que eran una parte normal de la vida humana en la era ancestral de cazadores y recolectores”, o dicho ab…

La nueva constitución japonesa y el fin de la "paz perpetua"

Inmanuel Kant publicó en 1795 un ensayo insinuando un nuevo orden jurídico internacional capaz de fundar una “paz perpetua” entre naciones, particularmente mediante un tratado que "aniquila y borra por completo" las causas de toda guerra futura. Al firmarse el Tratado de Renuncia a la Guerra, conocido como Pacto Briand-Kellogg (1928), las ideas de Kant parecieron cobrar una inesperada vida, pero el entusiasmo pacifista es interrumpido drásticamente por el reinicio de las hostilidades internacionales en 1939 –y aún antes en el continente asiático. Tras el desenlace de la guerra mundial, el espíritu dañado de la "paz perpetua" se refugió en la aún vigente Constitución de Japón (日本国憲法), promulgada en 1948.

En su artículo 9 leemos:

Aspirando sinceramente a una paz internacional basada en la justicia y el orden, el pueblo japonés renuncia para siempre a la guerra como derecho soberano de la nación y a la amenaza o al uso de la fuerza como medio de solución en disputas i…

La rebelión antigenealógica europea

Quién sabe si entre las lecturas canónicas de la filosofía figurarán dos a cargo de Peter Sloterdijk. Una es la breve conferencia, Normas para el parque humano (1999). Otra es más reciente: Los hijos terribles de la edad moderna. Sobre el experimento antigenealógico de la modernidad (2015; Siruela).

En esta última obra encontramos algunos “conceptos fundamentales”, para una teoría oscura de la modernidad.

El Hiato 

Si para los antiguos el hombre está en el mundo porque no mereció un sitio mejor, para los modernos representa más bien un honor haber sido arrojados del paraíso, “el acontecimiento más feliz y más grande de la historia humana”, para Schiller, en cuanto preludia un despertar de las fuerzas de la razón. Es posible un nuevo comienzo, un "punto cero" de la humanidad porque la mente es una “tabla rasa” y la herencia una tara remediable.

A partir de la revolución francesa–irónicamente consentida por Dios, para De Maistre– empieza una época caracterizada por el primado d…